Lengua Castellana y Literatura - Tercer Ciclo - Educación Primaria




Onomatopeyas

     (Diccionario de la lengua española © 2005 Espasa-Calpe)
    1.     f. ling. Imitación de sonidos reales por medio del lenguaje:
                        "miau" es una onomatopeya que imita el ruido de los gatos.
    2.     ling. Palabra resultante de la imitación de sonidos y que ha terminado utilizándose para  
                     designarlos: la palabra "maullido" es una onomatopeya.

    Las onomatopeyas son las palabras que imitan o recrean el sonido de una cosa o la acción
    nombrada. Ej.: tic-tac, aullar, susurrar. Las onomatopeyas son comúnmente utilizadas en  
    historietas como efectos de sonido.
    Los nombres de las voces de los animales, palabras onomatopéyicas, no pretenden imitar el
    sonido del animal en cuestión sino designarlo, nombrarlo y especificarlo. No tienen por qué tener,
    en principio, ninguna relación con el sonido real que hacen los animales, no así las
    onomatopeyas, cuya función es representarlo. Por ejemplo, la onomatopeya del sonido que
    hace una vaca es Mu mientras que el nombre de su voz es mugido.


Palabras comodín

    Se llaman palabras comodín,  denominadas también palabras cliché o palabras baúl, a las
    que se emplea con multitud de sentidos reemplazando a otras que son más precisas y
    adecuadas en un determinado contexto. En la actualidad, tal vez las más frecuentes son:
    Verbos: hacer, haber, tener, ser, realizar, iniciar, arrancar, contemplar, producir, provocar, dejar,    
    poner, decir, dar, echar...
    Sustantivos: cosa, chisme, cacharro, bicho, trasto, tema, rollo, chorrada…
    Adjetivos: bueno, interesante, guay, genial, positivo, brutal, alucinante...
    El empleo de palabras comodín denota pobreza de lenguaje. Hay diccionarios que permiten  
    encontrar las palabras adecuadas, tales como el Diccionario del uso del español, de María
    Moliner, o, especialmente, Redes, de Ignacio Bosque.
    Una muletilla es una palabra o frase innecesaria que se repite mucho en la conversación, por
    costumbre o como apoyo al hablar: bueno y vale son ejemplos de muletillas.
    Las muletillas son expresiones innecesarias, comodines, palabras abstractas. No aportan
    mucho significado. Estos comodines son palabras que sirven para todo, si se abusa de ellas
    empobrece la lengua. La muletilla no está dirigida al oyente, no tiene contenido informativo
    directo.
    Tampoco se deben confundir las muletillas con las interjecciones  o exclamaciones, que
    expresan el estado emocional del hablante. Algunas de estas exclamaciones se pueden
    convertir, naturalmente, en muletillas cuando se abusa de ellas o cuando un hablante repite
    siempre la misma exclamación.
    Frases de relleno o muletillas típicas son:
    y eso; a eso de la(s) ...;  ..., tío; ... y tal; ... por así decir; bueno, ...; ..., digo yo, vamos ...; oye,  
    macho, ...; ¿o qué?; ¿verdad?; etcétera…

© 2017 Lengua Castellana y Literatura - Tercer Ciclo - Educación Primaria

75357